Trágica historia del joven guatemalteco de 19 años que murió dentro de un camión en Texas en un fallido intento por lograr el sueño americano

Lamentable suceso del joven Frank G. Fuentes, una de las 10 víctimas de la deshidratación e hipertermia en el camión hallado en San Antonio, Texas, intentaba regresar a EEUU, el país donde creció, tras haber sido deportado hace tres meses.

El Departamento de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos dijo que Fuentes llegó a EEUU antes de su tercer cumpleaños y fue deportado el 2 de marzo tras ser declarado culpable de asalto y agresión y ser sospechoso de vínculos con la Mara Salvatrucha, la mortífera pandilla también conocida como MS-13.

Pero más allá de los datos oficiales, sus amigos dibujan un retrato más completo del joven, quien se graduó de la escuela secundaria J.E.B. Stuart en el Condado de Fairfax, en Virginia, en 2015, amaba montar patinetas y quería ser DJ.

“Él trajo tanta positividad a tanta gente”- dijo al diario The Washington Post Kelly Barrios-Mazariegos, quien creció con Fuentes y asistió a la escuela con él-. Cada vez que le decías que había un problema o algo, él se reía, y él decía que lo resolveríamos”.

Cuando la joven habló por última vez con Fuentes en Snapchat hace un mes supo las dificultades que estaba pasando en Guatemala, país que no conocía. “Ha estado aquí siempre”, dijo. “No sabe lo que es Guatemala. Su casa está aquí, sus amigos están aquí, su familia está aquí”.

En algún momento, el rumbo de Fuentes se torció: registros judiciales indican que se declaró culpable de un asalto y golpes por parte de una multitud y robo en marzo de 2016.

Pero otro ex compañero de clase, Juan Benítez, dijo que ambos crecieron en el barrio de Culmore y trabajaron juntos en una cadena de pizzería Domino’s. Fuentes trabajó más tarde en la construcción y tomó clases en el Northern Virginia Community College. Ambos trabajaban también en autos y hablaban de hacer carreras en automóviles.

Pero Benítez niega que su amigo estuviera en una pandilla.

“Creciendo donde crecimos, era más fácil para el gobierno rotularlo como una estadística y decir que estaba afiliado a una pandilla”, dijo Benítez. “Creciendo en un barrio difícil nos mantuvimos alejados de gente así. Era la única manera de estar a salvo”.

Barrios-Mazariegos, quien ha creado una página GoFundMe para la familia de Fuentes, dice que siempre recordará la alegría de vivir de su amigo.

“Todos cometemos errores”, dijo. “Quería ser mejor para su familia y su mamá. . . Eso es todo lo que le importa”.



Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*